ElectricidadProduccion
Térmica Nuclear Geotérmica Hidráulica Solar Eólica Mareomotriz Biomasa

Electricidad

Historia

transporte
medio ambiente
profesor
ahorro
enlaces





novedades
Fuentes de Energía

"Energía es una magnitud física que puede manifestarse de distintas formas: potencial, cinética, química, eléctrica, magnética, nuclear, etc., existiendo la posibilidad de que se transformen entre sí pero respetando siempre el principio de conservación de la energía"

Se conoce como fuente de energía a todo sistema natural, artificial o yacimiento que puede suministrarnos energía, y a las cantidades de energía disponible en estas fuentes se les llama recursos energéticos.

Las fuentes de energía más buscadas son aquellas en las que se dispone de energía concentrada, como es el caso de los yacimientos de carbón, petróleo o uranio. Para su explotación habrá que tener en cuenta además del contenido energético, la localización de los yacimientos, las impurezas o las facilidades de explotación, parámetros que inciden directamente en el coste de obtención de la energía y por lo tanto en la rentabilidad de la explotación.

Existen otros tipos de fuentes de energía, llamadas difusas, en las que el problema no es la extracción, sino la dificultad en la concentración, el almacenamiento y la capacidad de transformación. En este grupo se encuentran la energía eólica, solar, etc.

Casi toda la energía de que disponemos proviene de forma directa o indirecta del Sol, ya que además de la luz y el calor que nos proporciona, es el causante de los vientos, de la evaporación de las aguas y hasta del desarrollo de animales y vegetales que tras el paso de los siglos han originado los combustibles fósiles.

Atendiendo a fuentes de energía utilizadas para la obtención de electricidad, podemos distinguir dos tipos:

  • Fuentes de Energía No Renovables. Aquellas que existen en cantidad limitada en la Naturaleza, no se renuevan a corto plazo y por eso se agotan cuando se utilizan.
  • Fuentes de Energía Renovables. Aquellas cuyo potencial es inagotable por provenir de la energía que llega a nuestro planeta de forma continua como consecuencia de la radiación solar o de la atracción gravitatoria de otros planetas del Sistema Solar.